Te presentamos Frog Prince el nuevo bálsamo de Lipstick Queen

Muy seguido pasamos horas buscando en internet o hacemos nuestra investigación sobre labiales con amigos: queremos un labial, pero a la vez un bálsamo; que tenga cobertura pero que también sea súper ligero y fácil de usar.

La verdad es que el tema de los labiales es delicado: los gloss suelen ser pegajosos, los bálsamos que evitan la resequedad tienden a ser muy grasosos y los que prometen ser ligeros apenas y aportan color, mientras que las tintas de labios… bueno, las tintas se esfuerzan lo más que pueden.

Sin embargo, hay que decir que el mundo de los labiales, aparte de complicado también es súper extenso, tanto que casi siempre nos olvidamos del mágico mundo de los bálsamos labiales que cambian de color.

En esta ocasión, hablaremos específicamente, de Frog Prince de la marca Lipstick Queen.

Este bálsamo puede causar desconfianza con sólo verlo, pues ese color verde quizá no agrade a muchos. 

Sin embargo, según expertos, este bálsamo verde que cambia de color será lo mejor que le pasará a tu vida (y a tu rutina) de maquillaje.

Quizá muchos no recuerden esos famosos bálsamos labiales de los años 90 que cambiaban de color y podíamos encontrar hasta en la salida de la escuela.

Y aunque hay una inmensa brecha entre esos labiales y este de Lipstick Queen, lo cierto es que este tipo de labiales cambiantes de color, logran este efecto no gracias a la magia, sino a las maravillas de la química.

Los lápices labiales y los bálsamos que cambian de color en realidad contienen pigmentos especiales que se vuelven de color rosa brillante cuando interactúan con la humedad y el pH de la piel.

Un ejemplo de otro bálsamo muy famoso que cambia de color es Playing Hard to Get de Sassy Lips.

When You’re Playing Hard to Get de Sassy Lips
Puedes comprarlo en Amazon


No cabe duda que la diferencia entre usar o no uno de estos bálsamos es bastante notoria. Apenas ponerlo y esperar unos segundos podemos obtener un tono puro pero pigmentado, el cual, hay que recordar, se verá diferente en todos.

Frog Prince no actúa diferente a los demás: Al deslizarlo por los labios, el tono se ve casi transparente.

Al principio parecería que tiene cero color, sin embargo debemos esperar a que surta efecto. Lo que sí es que no tiene sabor, sensación pegajosa ni fragancia.

Este bálsamo está lleno de manteca de karité, mantequilla de semilla de mango y aceite de oliva, por lo que se siente increíblemente ligero.

Después, en el transcurso de unos minutos, aparecerá gradualmente en tus labios un agradable y ligero tono rosa.

Sin embargo, si deseas más pigmentación, entonces aplica otra capa, y el tono rosado se hará más profundo. 

Puedes aplicarlo hasta que hasta que estés satisfecha y aparezca un tono rosa rosado brillante que parecerá una mancha pero se siente como un bálsamo.

Y claro, ahí es donde radica la verdadera magia: en su poder de permanencia.

La razón por la que muchos están comenzando a utilizar bálsamos que cambian de color es porque, a diferencia de los labiales y los brillos que se desgastan después de unas horas, Frog Prince mancha tus labios más cuanto más lo aplicas.

Aunque el brillo y la humedad pueden desaparecer después de un rato, el color permanecerá contigo todo el día. Lo mejor de todo es que ese color no se transfiere, mancha, ni se pega a tus dientes.

Puedes pedir esta maravilla en Nordstrom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *