¿Son las mascarillas tan contaminantes como los popotes?

Lauren Singer, activista ambientalista y fundadora de Package Free Shop, dice que las mascarillas de sábanas son basura.

Ella las considera que al venir envueltas en plástico, no son más que pilas pre-empaquetadas de basura.

Quizá sea un duro golpe para muchos, sin embargo es una cuestión digna de analizarse: las noticias están llenas de historias sobre el cambio climático y las emisiones de carbono, en donde se debate qué hacer con este creciente y preocupante problema.

Ciudades enteras ya han prohibido el uso de los popotes desechables e incluso de las bolsas de plástico.

Durante la Semana de la Moda de Londres, hubo protestas, mientras que Greta Thunberg hizo una elocuente participación en la Cumbre de Acción Climática de la ONU.

Mientras que las casas de moda prometen neutralidad de carbono, el mundo de la belleza siempre se ha considerado una categoría en gran crecimiento y desarrollo que no ha dicho mucho al respecto de la ecología.

Lo cierto es que muchas marcas ya están implementando prácticas sostenibles, pero aun así, los artículos de un solo uso siguen siendo un motivo especial de preocupación.

“Los productos de belleza hechos para usar una vez y tirar, por ejemplo las toallitas de maquillaje y las mascarillas de sábanas, crean muchos desperdicios innecesarios” cuenta a Vogue, Susan Stevens, fundadora y CEO de Made With Respect.

“Por ejemplo” continúa Susan, “las mascarillas vienen en una una bolsa laminada y una bolsa de plástico. Por lo general, ninguno de sus componentes es reciclable y todos terminan rápidamente en el basurero, lo que lo convierte en una de las cosas más derrochadoras que uno puede hacer en 20 minutos o menos”.

Las bolsas que contienen estas mascarillas a menudo son una combinación de aluminio y plástico que no se pueden reciclar. En el mejor de los casos, estos materiales terminan en un basurero pero en el peor de los casos, terminan en el océano.

Todo esto deriva en un grave problema: el plástico tarda cientos de años en descomponerse y cuando lo hace se convierte en micro plástico fabricado con diferentes productos tóxicos y cancerígenos.

Investigaciones han demostrado que los microplásticos son abundantes en el agua, el aire y los alimentos que comemos. Y aún viene lo peor: estas partículas de plástico liberan metano a medida que se descomponen.

Son precisamente las emisiones de metano las que contribuyen al calentamiento global, afectando nuestro clima y creando patrones climáticos severos e impredecibles que impactan ecosistemas enteros.

Y hay más: Las versiones recientes de hidrogel están hechas de polímeros sintéticos o de biocelulosa ecológica, pero las mascarillas que vienen envueltas en lámina tampoco son mejores.

Resulta que muchas de estas mascarillas, vienen empapadas en espesos sueros con siliconas, un ingrediente que deja una película delgada de plástico sobre la piel creando la ilusión de resplandor

Muchas personas meditan todo esto, reconsiderando y analizando todo lo que hay detrás de la creación de estos inofensivos productos; como por ejemplo, el hecho de que una sola mascarilla de algodón orgánico podría requerir miles de litros de agua para su creación.

Sin embargo, el sector de un solo uso continúa prosperando, por ejemplo: el uso de toallitas húmedas aumenta en un 15% cada año y se espera que el mercado de mascarillas crezca a más de $ 50 mil millones para 2025.

Así que ¿Esto quiere decir que el cuidado de la piel está contaminando el planeta? Sí y no: sólo es necesario analizar con detenimiento la utilización de este tipo de mascarillas y ser conscientes de la huella ambiental que dejan en nuestro planeta.

Entonces ¿Qué podemos hacer para seguir cuidando nuestra piel y también cuidar el planeta? Pues bien, aquí hay 6 tips que puedes seguir:

1.- Elige mascarillas compostables 

Una de las herramientas que funciona perfectamente para esta práctica es Organic Sheet Mask de Orgaid, la cual es 100% biodegradable y compostable. Está hecha con ingredientes orgánicos y empaquetada en cartón reciclable.

Puedes comprarla en Mercado Libre

2.- Rechaza, reduce y reutiliza

Que un empaque sea lindo es increíble, sin embargo eso no quita que sea innecesario y el contenido siga siendo de un sólo uso.

Es obvio que el reciclaje viene incluído en reducir y reutilizar; sin embargo debemos tener en cuenta el primer paso: rechazar.

Se refiere a que cuando estés de pie frente a la estantería de mascarillas te preguntes ¿Esto me hace sentir hermosa? ¿Me hace sentir feliz? ¿La basura que esto va a crear, vale los momentos de alegría que sentiré de ella? Si respondiste no a más de una pregunta, entonces pasa de largo de ese estante.

3.- Equilibra tus hábitos de belleza

Si eres de las que no podría soportar la idea de un domingo sin Skin Care o un viaje sin llevar al menos una mascarilla, no tienes porqué avergonzarte.

Si este tipo de mascarillas son algo que te hace súper feliz, entonces no tienes porqué deshacerte de ellas: mejor busca primero otras formas de reducir ese desperdicio.

Justamente la tienda de Lauren Singer, Package Free Shop, ofrece esa versatilidad de adquirir productos que son amables con el ambiente y tampoco utilizan muchos materiales al ser enviados.

4.- Elimina esos ingredientes bioacomulativos

Para esto bien puedes comparar tus productos con la amplia base de datos que ofrece Skin Deep.

Esta página clasifica los ingredientes en términos de ecotoxicología y salud personal, lo que facilita la eliminación de sustancias bioacumulativas, como siliconas, triclosán y triclocarbán de tu rutina de belleza.

5.- Reconsidera la utilización de tus productos

Si sientes que alguno de los productos que utilizas para higiene o belleza, es contaminante, entonces deberías considerar hacer un amplio análisis sobre ello, investigar a fondo si ese producto cumple con las normativas de ecología o incluso si contiene químicos o componentes dañinos para tu salud

6.- Cambia tus productos de un sólo uso

Si de plano quieres decirle adiós a esas mascarillas de sábanas y pretendes reemplazarlas por otros productos, entonces te dejamos este listado de productos sostenibles para el cuidado de la piel:

1.- Biodegradable Cleansing Oil Capsules de Eve Lom 

Una sola cápsula sirve para una limpieza perfecta en una aplicación única. Cada cápsula EVE LOM está formulada con ácidos grasos esenciales Omega y la combinación de aceites botánicos de EVE LOM: eucalipto, clavo, manzanilla egipcia y lúpulo.

Puedes comprarlas en Amazon

2.- Superfood Sheet Mask de Natura 

Esta mascarilla de Natura, está hecha para problemas específicos del cuidado de la piel. Contiene una una combinación única de superalimentos e ingredientes 100% vegetales.

Puedes adquirirla en Amazon

3.- White Algae Mask de OSEA 

Esta mascarilla de algas proporciona una hidratación profunda, calma la piel irritada y ayuda a igualar los tonos de la piel, además de calmar y reducir el enrojecimiento.

A la venta en Amazon

4.- Charcoal Beauty Bar de SkinOwl 

El carbón de este jabón extrae las impurezas y toxinas, sin quitarle a la piel sus aceites naturales revelando una piel suave, humectada y hermosa.

Esta barra de limpieza también calma, alivia y aclara los poros de la piel.

Disponible en Amazon

¿Qué piensas al respecto? ¿Has hecho ya algo para cambiar algunos de tus productos de belleza?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *