¿Por qué tu bálsamo labial no está funcionando?

Ok, por ahora, creemos que ya eres consciente de que la clave para un hermoso lápiz labial es mantener tus labios saludables e hidratados.

Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo, esto queda muy bien ejemplificado en invierno, cuando el clima frío se lleva toda la hidratación de nuestro rostro.

Es por eso que estamos seguros que en estos días de invierno, llevas contigo un protector labial en el bolso.

Quizá creas que tienes todo cubierto y adoras ese bálsamo, incluso lo ves como tu salvador cuando notas algún molesto pellejito o incluso dolorosas grietas, pero te tenemos malas noticias: ciertos ingredientes de los bálsamos labiales, pueden contribuir a que tus labios se agrieten aún más.

¿Alguna vez te aplicaste un bálsamo labial durante toda una semana, sólo para que te dieras cuenta que tus labios seguían agrietados? ¿O incluso llegaste a experimentar una leve erupción labial después de cambiar de marca de bálsamo?

Según expertos, esto puede deberse a que tu producto estrella, realmente contiene elementos irritantes o incluso que seas alérgico a ellos.

Es por eso que pedimos consejo a expertos en el tema e hicimos un listado de los ingredientes nocivos y de los que verdaderamente ayudarán a tus labios.

¿Qué ingredientes debo tener en cuenta?

La buena noticia es que evitar ingredientes irritantes en los bálsamos labiales, es bastante fácil, pero primero, necesitas saber cuáles son estos ingredientes.

Dermatólogos aconsejan evitar los bálsamos hechos con fragancias debido a sus ya bien conocidas propiedades de secado

Estos bálsamos únicamente agregan un atractivo cosmético al producto, pero la verdad es que suelen ser muy irritantes para la barrera cutánea, causando más sequedad e irritación de la que ya tenemos.

Por otro lado, la Academia Estadounidense de Dermatología, ha dicho que las fragancias son la principal causa de dermatitis alérgica de contacto, es decir erupciones cutáneas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos requiere que las compañías de cosméticos etiqueten todos los productos perfumados, con la simple mención de fragancia en su lista de ingredientes, para que así sean más fáciles de encontrar y evitar.

Pese a lo que muchos creerían, expertos también han dicho que el alcanfor, el fenol y el mentol suelen causar dermatitis de contacto.

A pesar de que el eucalipto y el aceite de menta se derivan naturalmente, tienen un hormigueo similar y pese a la creencia de que estos dan frescor a tus labios partidos, lo cierto es que pueden causar una ligera irritación.

Pero si  son malos ¿Por qué los bálsamos contienen esos ingredientes?

Sí, es cierto. Si las marcas saben que estos ingredientes pueden irritar al usuario ¿por qué arriesgarse a usarlos en sus productos?

En algunos foros de Internet, como el ahora extinto Lip Balm Anonymous, sugieren que las compañías usan estos ingredientes como una estrategia intencional para mantener a los clientes dependientes de los productos.

El mentol, el alcanfor e ingredientes similares, se incluyen porque causan un efecto refrescante o un hormigueo que es muy popular entre los consumidores y es creencia de que el producto está trabajando.

Sin embargo, pocos saben que en realidad el mentol puede causar urticaria y aunque no lo parezca, el alcanfor sigue siendo el peor de los dos.

Ese agradable hormigueo, que da a los consumidores la ilusión de que un bálsamo está beneficiando a sus labios, en realidad está haciendo todo lo contrario.

El fenol, por otro lado, a veces se usa para crear un efecto de relleno de labios y actúa como un conservante para otros ingredientes, sin embargo, es una toxina y, por lo tanto, es mucho menos común entre las fórmulas.

Claro, si decimos toxina, entonces todo suele resultar mucho más aterrador de lo que realmente es, pero no te preocupes si su bálsamo actual la contiene; también solemos  encontrar pequeñas cantidades de fenol en los enjuagues bucales.

Queda mucha investigación por hacer sobre los efectos a largo plazo de este ingrediente, pero la FDA considera que no pasa nada si se digiere en pequeñas dosis, mientras que la EPA o la Organización Mundial de la Salud no han encontrado vínculos entre el fenol y el cáncer.

¿Cómo sé si un bálsamo labial realmente contribuye a mi sequedad?

La buena noticia es que es fácil detectar y evitar los bálsamos labiales potencialmente irritantes, pero la mala noticia es que quizá tendrás que decidir si debes tirar tu bálsamo labial actual.

La búsqueda para descubrir la fuente de la erupción labial, puede ser un misterio complejo y digno de contemplación al nivel de Sherlock Holmes.

Si a tus labios les va mal, la primera pregunta que debes hacerte es ¿Qué he cambiado en mi rutina? 

Es muy fácil: si cada cierto tiempo, cuando te quieres renovar, al final terminas regresando con ese bálsamo labial que llevas usando durante años, entonces no busques más: quédate con ese. 

OK, entonces, ¿qué debo usar?

Aquí está nuestro consejo: si tus labios están súper agrietados y tu aplicación perpetua de bálsamo labial no está ayudando, entonces simplemente úsalo menos.

Si las cosas mejoran, entonces sabrás que lo que necesitas es disminuir ese hábito de bálsamo o cambiar a una fórmula diferente.

Te dejamos estas fantásticas recomendaciones avaladas por dermatólogos de todo el mundo:

Antioxidant Lip Repair de SkinCeuticals
Disponible en Dermstore
Vanicream Lip Protectant
A la venta en Mercado Libre
100% Pure Petroleum Jelly de Vaseline
Puedes comprarlo en Walmart
Bálsamo reparación inmediata nariz y labios, de Neutrogena
Disponible en Dreessin

Sin embargo si esto aún no resuelve el problema, entonces quizás el agrietamiento o erupción de tus labios, podrían deberse a una reacción a alimentos, pasta de dientes, hilo dental o una muy mala reacción al clima frío.

Si aún tienes dudas sobre este tema o tus labios son muy delicados, te recomendamos encarecidamente una visita a tu dermatólogo de confianza para determinar la causa y la cura para tu afección labial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *