Meghan Markle y la revolución de las pecas

El cómo la influencia de la Duquesa de Sussex convirtió las pecas en una tendencia que muchos no sabían que querían.

La verdad es que muchos tenemos una relación odio-amor con nuestras pecas. Si nuestras pecas también usaran Facebook, seguramente pondríamos “En una relación complicada”.

Lo cierto es que para quienes las tenemos muchas veces es difícil recibir halagos sobre ellas y nos consta que muchas personas reciben estos halagos con una sonrisa que dice “Muy lindo que te gusten, pero llévalas contigo durante toda tu vida y después hablamos”.

Lo mismo pasa con muchas otras características de nuestros cuerpo: las rubias desean ser morenas, las morenas desean ser blancas; las que tienen cabello chino quieren tenerlo lacio y acuden a cientos de tratamientos, estilistas o planchas para el cabello, mientras que las chicas que tienen el cabello lacio han empezado nuevamente a usar los permanentes.

Esto sucede para casi todas las partes de nuestro cuerpo, piernas largas o cortas, pechos voluminosos o demasiado planos; cejas muy gruesas y despeinadas o cejas casi inexistentes, etc.

Sí ya sé, todas estas cosas suenan como problemas de adolescente o de primer mundo. Pero la verdad es que lo son.

Otra cosa que influye mucho en estos casos es que estamos condicionados a la idea de que la hierba es más verde del otro lado de la cerca. 

Sin embargo y a pesar de ser conscientes de esto, la influencia que tiene nuestro aspecto físico sobre nuestra psique, es complicada y va mucho más allá de decir, está bien, me aceptaré como soy y ya.

Para ser honestos, hasta hace no mucho tener pecas no era celebrado por la industria de la moda, ni de la belleza y mucho menos por la opinión popular, al contrario; encontrábamos bases de maquillaje que prometían desaparecer completamente esos molestos puntitos de nuestros rostros.

No era para menos que algunos nos obsecionáramos con tener una piel lisa y sin una sola manchita, no era para menos cuando sólo veíamos modelos y actrices con cutis perfectamente limpios y libres de cualquier tipo de pigmentación.

La misma Meghan Markle, de quien trata este artículo, comentó en una ocasión que ella solía tapar sus pecas con capas de maquillaje, pero hoy en día ya no lo hace y deja que estas aparezcan en todas las fotos oficiales de la corona inglesa.

Después de que asistió a su propia boda con un suave maquillaje traslúcido que permitió que más de 29 millones de personas vieran sus pecas, estaba claro que la tendencia de las pecas estaba destinada a brillar desde ese momento en adelante.

El furor de las pecas ha llegado a tanto que desde 2017, hay quienes recurren al microblading para reforzar las cejas al estilo Cara Delevingne.

Los seguidores de esta técnica, aseguran que esta es la forma más sana de reforzar las pecas originales o crear nuevas, ya que no hace falta exponerse al sol para conseguirlas.

Con la técnica del microblading estas pecas pueden durar hasta tres años.

Sin embargo, sino quieres arriesgarte a este tipo de tratamientos de tatuaje, también hay cientos de tutoriales de maquillaje en internet que enseñan cómo pintarse pecas temporales que se vean lo más naturales posibles.

La tatuadora profesional y dueña de The Tattoo Dojo, Gabrielle Rainbow, ha dicho que desde el evento de la boda de Meghan, ha tenido infinidad de trabajo debido al repentino aumento de popularidad ya que la boda aumentó notablemente el interés de las personas por las pecas.

Como ya todos sabemos, la Duquesa de Sussex fungió como editora invitada para la revista Vogue UK de Septiembre; en donde se aseguró que Adwoa Aboah estuviese en portada mostrando sus inconfundibles pecas.

Adwoa Aboah, modelo mundialmente reconocida
por su corte de pelo al ras y sus múltiples pecas.

Las selfies pecosas y sin maquillaje de las hermanas Jenner y de actrices como Emma Stone y Kesha, compartidas en redes sociales, sólo le han dado más fuerza a la tendencia del maquillaje natural por el que apuesta Meghan Markle.

La actriz Emma Stone con poco maquillaje
La cantante Kesha luciendo todas sus pecas.

Todo esto que ha llevado a muchas personas a reconsiderar el amor que tienen por sus propias pecas y las que no las tienen, a querer imitarlas.

Sin duda alguna la aceptación de Meghan por su pecas ha causado un gran furor en el mundo de la belleza, quizá sin darse cuenta.

Y aunque la tendencia pronto pase de moda, estamos seguras que después de esto muchos seguirán amando sus pecas naturales y no tratarán de esconderlas nunca más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *