Made in Mexico: ¿De verdad es tan mala como parece?

 

Made in Mexico, lanzamiento más reciente de Netflix en nuestro país, parece haber llegado con la peor aceptación en mucho tiempo. La serie retrata ¿la vida? porque apenas y vemos un espacio de dos meses y medio a lo mucho y encuentros orquestados entre nueve personas que se dicen de la alta clase mexicana.

El recibimiento, seguro, no ha sido el mismo que Netflix esperaba. Y es que desde el nombre todo se colapsó. ¿Cómo englobas ‘México’ en una palabra? ¿Cómo ‘representar’ a este país tan diverso en apenas 376 minutos? La selección de tal material podría llevarse una vida entera. Y es que como reza el dicho ‘como México, no hay dos’. 

Cuestión de formatos

Estoy segura de que este programa hubiera tenido una percepción diferente si le hubieran puesto ‘Once upon a time in Polanco’ o ‘The Polanco kids’ o ‘Privilege’ y solamente estoy lanzando nombres al aire pensando por qué un programa como Keeping Up With The Kardashians tiene amplia aceptación en México, cuando es exactamente lo mismo o peor.

No trato de defender a nadie pero dicen que México no esta representado en Made in Mexico (llamémosle MIM de aquí en adelante) pero nunca hubo un comunicado de prensa que dijera que MIM sería ‘un reflejo de nuestro país’, ‘retrataría fielmente la vida de la gente en la CDMX’, ¡no! Discúlpenme pero no. Jamás se habló de eso, y pienso que regresando al ejemplo de las Kardashians, podríamos decir ‘es que no reflejan la verdadera vida en USA’, ‘es que todo el país no es sólo Calabasas y Beverly Hills’, ¿Me explico?

En ambos casos lo que vemos es una porción de lo que los escritores y productores querían retratar. Es más, en MIM en mi opinión, el título hace alusión simple y llanamente al hecho de que fue realizado en México, ya que el público al que quieren llegar es precisamente al gringo. Esos billboards en Times Squares no fueron de a gratis, ni tampoco el hecho de que en el cast tengamos dos casi gringuitas.

 

Se habla español

Una cosa más que le suma a que este show esté lleno de bluff y wannabismo –si podemos darnos el permiso de inventar la palabra- es que los protagonistas hablan en inglés y en español al mismo tiempo. Hay casos donde funciona, por ejemplo con Liz y Chantal que aparentemente son de nacionalidad estadounidense y han vivido la mayor parte de sus vidas en el país vecino; y otros como el caso de Hanna que se atreve a hablar en inglés e intercalar la muletilla ‘osea’, ‘osea’ entre cada frase que dice.

Se entiende que hablen en inglés si va dirigido al público gringo, así como muchas preguntas que les hacen, se las hacen en este idioma, sobre todo cuando salen a cuadro solos. Sin embargo, esto ha sido un detonante para aumentar el desagrado de la gente cuando precisamente mucha parte de la población fresa wannabe utiliza este tipo de modas para comunicarse con sus amigos. You know?

¿De verdad son el 1%?

Desconozco quién dijo que los protagonistas de la serie serían ‘los más ricos de México’. Claro está, yo no puedo entrar a una joyería a gastarme 26 mil dólares en unos aretes tan horribles, pero vemos casos como el de Columba o la misma Liz que aunque tiene ‘muchacha’ vive en un departamento minúsculo (sí, seguro en una zona muy exclusiva pero no deja de ser un ‘huevo’) y que llevan una vida relativamente ‘normal’ sí, sí tienen dinero, pero pocos personajes si acaso Kitzia y Pepe Díaz son los que al parecer, tienen dinero en serio.

La otra cara de la moneda 

Estoy segura de que si la serie fuera del mismo nombre pero con gente que viviera en Neza o Tepito, las redes estarían llenas de memes de los personajes, la gente se burlaría, haría chistes de cómo hablan y sería la misma crítica: ¿Por qué dar la cara de este México? ¿Por qué no agarran un libro?

Lo que pasa es que nos gusta ser resentidos y pensar por qué ellos sí y yo no. (Y no, por favor no inserte comentarios de la pobreza aquí, eso es harina de otro costal y créame, con las ‘fortunas’ de estos muchachos no acabamos con la pobreza, chance con lo que se robaron Duarte y Peña sí, pero usted está muy tranquilo en su sillón leyendo esto en vez de protestar por los 3 años que pasará Duarte en la cárcel, ¿no?)

Ahora pensemos un poquito, recientemente Netflix lanzó la serie de Luis Miguel, que refleja exactamente lo mismo, un chavito explotado por su padre que se vale de todos los contactos habidos y por haber para impulsar la carrera del incipiente cantante. Entre el estira y afloja del padre e hijo vemos como ‘la juventud privilegiada ochentera’ en México era peor que el cast de MIM pues se valían de tretas políticas y corrupción para salirse con la suya. Doble moral much? Touché!

Y ni me hagan empezar con ‘La casa de las flores’ después de la cantadita de drags en el segundo capítulo no pude más y le apagué.

Vidas vacías

La otra parte que critican es que son ‘chavitos que no ven más allá de sus narices’, la realidad es que precisamente el ambiente en el cual se desenvuelven no les permite ver más allá. Son ‘adinerados’, viven vidas bastante cómodas y muchos no tienen la necesidad de trabajar. (¿Qué carajos hace Roby con su vida?) Por lo cual, sí, hacen auctions y cobran en dólares para ayudar a damnificados del terremoto, organizan desfiles de moda para mandarle un mensaje al Presidente Trump (?), son insensibles a muchas situaciones y tienen juntas ‘casuales’ con leyendas como Julio César Chávez. No los defiendo, pero de la abundacia del corazón habla la boca y lo que podemos esperar de estos chavos es precisamente lo que llevan aprendido y vivido toda la vida.

MIM, no es una serie para todo público. Me sorprende como la critican duramente cuando series como Acapulco Shore deberían ser quemadas de la faz de la tierra al igual que todos sus integrantes. De lo bueno que tengo que decir de esta serie es que me encanta la fotografía -ya era hora de que alguien fotografiara los más bonitos ángulos de la CDMX- a ratos los integrantes son hilarantes y hasta ingenuos, ya que te das cuenta de qué pequeño es su mundo y simplemente es otro ‘chou’ para entretener como el de las Kardashians. Así que deje la doble moral, y en vez de estar viendo series ‘para criticarlas’ mejor usted, agarre su libro y póngase a estudiar. Y si no le gusta el programa, simplemente pase de largo.

Gif para causar más corajes XD

via GIPHY

 

Por: Mar Campos

Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de Glossom Mx.

About the author
Amante de la espuma de los capuchinos y los buenos libros. Adicta al maquillaje y a los tratamientos de belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *