¿Los filtros de Instagram están cambiando el mundo del maquillaje?

Los filtros de las redes sociales nos brinda una piel suave y perfecta  y la popularidad de estos ha ido en aumento rápidamente. 

Estos maravillosos filtros nos dan la ilusión de tener una piel impecable. Incluso marcas y productos como los Kits de labios de Kylie Jenner están utilizando la realidad aumentada para lanzar nuevos productos.

¿Será este maquillaje electrónico un parteaguas en la forma en cómo nos maquillamos?

Podríamos decir que la belleza se trata de filtrar la realidad. Eso es precisamente lo que pensaba Max Factor cuando lanzó su Base de maquillaje, Pan Stik hace ya varios años.

Puedes comprarlo en Carethy

Sin embargo, imaginen la sorpresa que Max Factor se habría llevado en esa época si se hubiera encontrado con los filtros de Snapchat.

Con el uso de estos filtros las personas han construído una imagen en internet casi siempre sin el uso de maquillaje. 

¿Eres de las que usa filtros con orejas de conejo? ¿O corazones flotando a un lado? ¿Te pones pecas? O quizá seas de ese tipo de personas que utiliza un filtro sin adornos y precisamente por eso las personas ven con duda tu foto: ¿Lleva maquillaje, es su piel natural o es el filtro?

Lo cierto es que los filtros, sin importar si son de Instagram, Snapchat, Meitu o de Beauty Cam, se han convertido en la nueva moneda de cambio.

A ver, nieguen que, aunque sea por curiosidad, participaron en la última tendencia de Facebook llamada FaceApp

Muchas veces una simple selfie ya no es suficiente. La autoexpresión va más allá de tu cabello y maquillaje, también se revela en tus elecciones digitales.

Desdibujando los límites de los filtros

Desde hace un par de años, Instagram y Snapchat actualizan sus filtros cada temporada, de la misma manera que los diseñadores de moda presentan una nueva colección.

Algunos usuarios de estas aplicaciones lamentan la pérdida de filtros anteriores, por ejemplo el favorito contorneado que tanto utilizaban los fanáticos del maquillaje en Snapchat.

Sin embargo, por muy favoritos que sean, siempre terminamos enamorándonos del nuevo filtro de moda y muchos otros se apresuran a aplicar nuevos filtros con el mismo fervor reservado al comprar una bolsa Gucci de nueva temporada o unas botas Balenciaga.

Los filtros de Snapchat e Instagram van y vienen, actualizándose velozmente cada pocos días, y nunca se sabe cuándo desaparecerán definitivamente.

Usuarios han llegado a comentar que la desaparición de un filtro favorito suele tener  el mismo efecto como si tu lápiz labial favorito fuera descontinuado y se te estuviese agotando.

Lo cierto es que, poco a poco, nos estamos convirtiendo rápidamente en nuestros propios avatares en redes sociales

Muchas veces hemos cruzando los límites de la realidad para crear versiones extremas, experimentales y obviamente manipuladas de nosotros mismos pero ¿por qué?

El periodista Will Storr ha dicho: «Las redes sociales son algo más que la apariencia. Occidente está obsesionado con ellos. Se han convertido en un producto neoliberal que se ha gamificado a sí mismo, convirtiendo nuestra identidad en un peón que juega de manera competitiva en plataformas digitales para quién obtiene más me gusta, comentarios y amigos.

Esto es solamente el comienzo de la historia: es el catalizador de toda una serie de experimentos en tiempo real sobre cómo las personas reaccionan a cómo te ves”

Primero la belleza, después la diversión

Si vemos todo desde una perspectiva más positiva, el increíble aumento de las selfies también se siente como una evolución que es más que bienvenida.

Por ejemplo, por fin le dijimos adiós a esos primeros filtros que eran bastante kitsch, también, afortunadamente la era de los pucheros o la boca de pato ha terminado.

Porque después de años de ese tipo de poses ¿Qué podría ser más refrescante que una versión digital de ti mismo con un halo de rebanadas de pizza alrededor de tu cabeza, o dos stickers de corazón en lugar de ojos?

También debemos dejar en claro que las características de estos filtros casi siempre se tratan de tener unos enormes ojos al estilo anime, pestañas onduladas como muñecas y una boca pequeña casi queriendo parecer un capullo de rosa

Así que aunque no queramos admitirlo, es cierto que estamos imitando una versión de princesas Disney o de Barbies. Que son versiones exageradas de la perfección.

Lo que nos lleva a pensar: Al usar los filtros ¿no acaso estamos jugando con los viejos estereotipos? ¿No nos prueban que todavía somos esclavos de doctrinas anticuadas de belleza, solo que de una manera más irónica y digital?

El enfoque de belleza primero, diversión después, explica por qué estos filtros son tan populares. Podemos pasar minutos (¡y algunos atrevidos hasta horas!) jugando con nuestra imagen: una pizca de polvo de estrellas aquí, adornos de pandas por allá, orejas de diferentes animalitos por acá, etc. 

Sin embargo, sea lo que sea que escojamos los filtros nos ofrecerán siempre una tez clara e impecable, dientes y ojos blancos y brillantes.

Después de mucho rato de experimentar, nos decidimos por un filtro y obtenemos la apariencia deseada, sin embargo al subir la foto no hablamos de lo bien que nos vemos o de lo divertido que fue usar el filtro, simplemente la subimos haciendo de cuenta que se somos así naturalmente.

El futuro del maquillaje

No cabe duda que para el mundo de la belleza, este enfoque irreverente, esta invasión de filtros está sacudiendo las cosas. 

Por supuesto, los maquillajes y coberturas que nos han dado un enfoque suave y una piel casi perfecta, han sido maravillosos y perfectos para esos cutis Insta-perfect durante años.

Entre estos productos se encuentran la base de maquillaje PhotoReady InstaFilter de Revlon, la paleta Cult Ambient de Hourglass y el Hollywood Flawless Filter de Charlotte Tilbury.

Puedes comprarlo en Walmart

Lo que sí es cierto es que recientemente, en lugar de productos que inspiren tendencias de belleza en las redes sociales, vemos el lanzamiento de productos inspirados en filtros. Por ejemplo el filtro de pecas ha generado la creación de lápices para crear pecas como las de Freck y Lime Crime.

Cult Ambient de Hourglass
A la venta en Sephora

Es curioso hasta dónde ha llegado esto, pues existe una subcultura de belleza en línea que crea looks de maquillaje inspirados en Snapchat,  es decir haciendo que una cara en la vida real se vea como una online.

Sin embargo, en esta época en donde todo mundo tiene acceso a un teléfono y poder jugar con los filtros, esto se ha vuelto tan común y popular que muchas veces los filtros acaban repitiéndose y sin tener ese efecto de novedad.

Lápiz para pecas de Sunkissed
A la venta en Revolve

Las personas influyentes en internet, comienzan a seguir el ejemplo de Rihanna y Ariana Grande, quienes crearon sus propios filtros, utilizando las funciones de realidad aumentada de Instagram, para garantizar destacar entre los demás.

Algunas marcas no se quedan atrás, pues por ejemplo Bimba y Lola acaba de crear su primera campaña utilizando e-maquillaje, creado por la artista digital 3D Ines Alpha.

Está de más decir que los filtros son fantasía, futurismo: todo en uno. Los filtros han evolucionado desde lo kitsch hasta lo genial y al parecer tardarán mucho tiempo en irse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *