Las pruebas con animales parecen estar llegando a su fin

Con la prohibición de la experimentación con animales en el mundo beauty cada vez más cerca, los científicos involucrados en la transición hablan sobre el largo viaje para llegar a este punto

Este cambio en las regulaciones, fue aclamado por las organizaciones protectoras de animales de todo el mundo como uno de los desarrollos más emocionantes de los últimos años.

Estas nuevas variantes en las regulaciones de cosméticos en China, fueron anunciadas a finales de 2019 por el primer ministro chino, Li Keqiang, e implicaban que antes de abril de 2020, las pruebas con animales podrían llegar a su fin.

Sabemos que esta prohibición había tardado en llegar y aunque luego llegó el Covid-19, las pruebas con animales fueron eliminadas de la lista de prioridades.

“Ha sido todo un viaje», reconoce Julia Fentem, vicepresidenta de seguridad de productos y medio ambiente de Unilever, que ha estado trabajando en el proyecto con los chinos durante casi 10 años: “En 2011, comenzamos a reunir a los científicos y reguladores chinos con algunos de los principales pensadores estadounidenses en los laboratorios de Unilever en Shanghai.

En ese momento, ya teníamos 20 años de historia desarrollando métodos de prueba libres de crueldad animal, pero para los científicos chinos esto era nuevo. Como científico, es fácil encontrar puntos en común con otros científicos, pero trabajar con funcionarios fue más difícil.” concluyó Fentem.

Ella también cuenta que la conversación se abrió con el gobierno británico y con marcas como Boots, The Body Shop y Lush.

La Unión Europea se involucró y posteriormente incluyó las principales marcas europeas como L’Oréal y P&G, con movimientos similares de intereses comerciales en los Estados Unidos dirigidos por marcas como Estée Lauder

“Necesitábamos más conversaciones de gobierno a gobierno», dice Fentem, «y el Departamento de Comercio Internacional del Reino Unido ha sido sido particularmente positivo en esto, ayudándonos a generar confianza y colaboraciones en los laboratorios para crear una comunidad científica en China

Pero recapitulemos el proceso de prueba de los productos de belleza: por lo general, un producto de belleza se prueba antes de llegar a los estantes de nuestros baños para que el consumidor tenga la seguridad de que es seguro para su uso.

Originalmente, esas pruebas se llevaban a cabo en animales. Para probar un cosmético o humectante especializado en la irritación de la piel, por ejemplo, un conejo o conejillo de indias sería afeitado de la espalda para después inyectarle el producto, incluso ocasionalmente, los animales también eran inyectados en sus ojos.

Después, los científicos observaban cómo respondía la piel del animal ¿estaba roja? ¿hubo ampollas? etc. 

Afortunadamente, se lograron avances significativos en la década de 1990 con el crecimiento del tejido humano en placas de Petri que aliviaban un poco la necesidad de utilizar animales para las pruebas.

Por lo tanto la mayoría de los procesos con animales, fueron prohibidos en el Reino Unido en 1998 y en la toda la Unión Europea en 2013.

Las pruebas con tejido humano no solo eran éticamente más sólidas, sino que también eran más efectivas. Con eso en mente, ¿por qué les ha tomado tanto tiempo a las autoridades chinas adoptar estos métodos más nuevos? 

“La comunidad científica en China posee tecnología muy nueva y profesional», dice Fentem. “Pero si usted eres un funcionario del gobierno, tienes una gran responsabilidad con millones y millones de consumidores, y eso inhibe el cambio”.

Encontrar algo que proteja adecuadamente a toda tu comunidad, o que funcione adecuadamente, es un gran deber.

Casi podríamos decir que se necesita una crisis como la que estamos viviendo en este momento para hacer que la gente tome otros riesgos.

La buena noticia es que, si bien estas leyes de prohibición podrían haberse retrasado debido a la pandemia, parece que la nueva legislación ha vuelto a la normalidad: No se ha podido hacer mucho en los últimos meses, pero esto no ha frenado las cosas.

Pero ¿qué significa esto en realidad? En China, los productos de belleza se clasifican en dos grupos separados: no especiales, como son por ejemplo humectantes, maquillaje y artículos como shampoos, y los especiales, que son cualquier otro con una función adicional y más específica como protector solar y tinte para el cabello.

Si bien los productos especiales importados aún requerirán pruebas con animales, la nueva legislación hará que los productos no especiales importados no necesiten ser probados en animales, de acuerdo con las regulaciones para artículos de belleza hechos en China.

Para el negocio de la belleza en general, dado el entusiasmo entre los consumidores chinos por marcas internacionales de cosméticos y cuidado de la piel, potencialmente abrirá un pronóstico de mercado que alcanzará miles de euros tan sólo este año.

Y para los animales, significará el comienzo del fin del sufrimiento inútil e innecesario que han sufrido durante demasiado tiempo.

«Ha habido un progreso fantástico en la seguridad de los productos«, dice Fentem «por lo que espero pronto, en las próximas semanas, que se publiquen las regulaciones generales”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *