La pérdida del cabello temporal y su relación con el COVID-19

Con el aumento de los casos del nuevo coronavirus en el país, la pandemia sigue siendo una prioridad.

Todos los días tenemos nueva información descubierta sobre el virus y últimamente se ha hablado de consecuencias como la pérdida del cabello, la cual puede ser una secuela en aquellos que superaron la enfermedad.

Según Today.com y una encuesta de más de 1,500 personas en el grupo de Facebook de Survivor Corp, el 27% de los pacientes que se recuperan de COVID-19, han informado que la pérdida de cabello es un problema continuo en más de una cuarta parte de los pacientes recuperados.

Este efecto residual del virus se debe a una afección llamada efluvio telógeno y según Harvard Health Publishing de la Facultad de Medicina de Harvard, eso puede desencadenarse por una cirugía, un traumatismo físico importante, estrés fisiológico, enfermedad, pérdida de peso extrema, medicamentos y otros factores más.

Debido a que el cabello que entra en la fase telógena permanecen en su lugar de dos a cuatro meses antes de caerse, es posible que al inicio no notes ninguna pérdida de cabello hasta meses después del evento que causó el problema.

Este efecto de caída del cabello, rara vez dura más de seis meses, aunque suele haber algunos casos en los que dura más.

Si bien este síntoma de recuperación de COVID-19 es solo temporal, por el momento no debería conducir a una afección a largo plazo.

Sin embargo, si tu o algún familiar se siente preocupado por la pérdida repentina de cabello, lo mejor será acudir con algún especialista, así como seguir una dieta saludable y tratar de mantener a raya el estrés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *