Errores clásicos al comprar el vestido de novia.

Si de por sí comprar un vestido para algún evento siempre conlleva estrés y dudas, imagínate lo que es comprar el vestido de novia.
Y es que somos seres indecisos por naturaleza (algunos más que otros) y es lógico que veamos mil tiendas y al final no sabemos en cual comprar o qué vestido es el indicado.

 

Por eso, te tenemos esta guía de las cosas que NO debes hacer a la hora de elegir el atuendo para el día más importante de tu vida.

  • Escúchate.

Solamente tú sabes que estilo es el que te gusta más y con el que te sientes más cómoda, por eso no debes de pasar por alto tu opinión. Tienes estrictamente prohibido dejar que otros elijan por ti. Cuando llegue el día de tu primera prueba de vestido, pide en la tienda que te dejen probar todos aquellos que te gustaron, no importa si son diferentes y si te dicen que no se te verán bien. Date la oportunidad de verte con los vestidos puestos para que sepas cómo te sientes al respecto y si vas por el camino correcto.

 

  • Elige a tus acompañantes.

Nos imaginamos que todo tu arsenal de amigas va a querer estar ahí a la hora de que digas “este es el indicado”, pero en muchas ocasiones menos es más.
No porque tengas muchas opiniones te resultará más fácil escoger, al contrario, puedes llegar a sentirte abrumada y nunca les darás gusto a todos.
Es por eso que solo dile a máximo 4 personas, esas opiniones serán más que suficientes a la hora de tomar tu decisión.
Y si no quieres que las personas que no te pudieron acompañar se sientan mal, pídeles que te ayuden en otra cosa, cómo elegir las flores o la decoración del salón.

  • Mantente en tu presupuesto.

Este tipo de vestidos puede llegar a ser de alto costo, por eso ten en cuenta desde el inicio de tus preparativos cuánto es lo que puedes gastar en este rubro.
Es muy común que ya en la tienda te gusten vestidos que están fuera de tu presupuesto, pero trata de no caer en esas tentaciones porque estarías tomando dinero destinado para otros gastos de la fiesta.

  • Disfruta el proceso.

No te agobies de más, recuerda que aunque te puedes llegar a sentir estresada, es solamente una vez en la vida.
Tomate un minuto para respirar y pruébate todos los vestidos que quieras, camina con ellos, goza el momento.
Ten presente que ese vestido que estás eligiendo será el que te acompañe en el inicio de tu vida de casada, así que debes de estar totalmente segura de tu elección.

About the author
Enamorada de sus perros, de estar al aire libre y de tomar fotografías. Comunicóloga por convicción y aprendiz de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *