¿Cómo saber si usas demasiados productos en tu rutina skincare?

Con tantos productos para el cuidado de la piel en el mercado y que además cuentan con una gran variedad de resultados y efectos diferentes, puede ser tentador querer probarlos todos, especialmente cuando lanzan un nuevo ingrediente o una nueva fórmula de tu producto favorito.

Pero solo tenemos un rostro, y por más difícil que sea superar la sensación de que debemos probar todo, lo mejor siempre es mantener las cosas simples, pues eso puede hacer más maravillas en tu piel que saturarla con 10 cremas diferentes.

De hecho, quizá si te atreviste a comprar muchos productos nuevos que además has estado usando con frecuencia, seguramente habrás notado ya una reacción, señal inequívoca de que es probable, que estés usando demasiados productos en tu rostro.

Un problema común que surge con el uso de demasiados productos es la redundancia de efecto, lo que significa que podrías estar usando, sin saberlo, dos productos que hacen exactamente la misma cosa.

Por otro lado, existen quienes minimizan al máximo su rutina de

la piel y optan por usar sólo dos o tres productos.

Esto no sólo se verá reflejado negativamente en tu cartera sino que a la larga, puede irritar tu piel, causar enrojecimiento, aspereza, sensibilidad o descamación, además de  anular la eficacia de cada producto por separado.

Además, piensa que aplicar demasiadas capas de productos en tu piel, puede hacer que sea más difícil que un ingrediente activo realmente trabaje en tu rostro, es decir, este ingrediente activo se verá obligado a atravesar capas de crema para poder llegar a la piel y si lo hace, en realidad no llegará completo.

La cantidad de pasos en tu rutina de cuidado de la piel, depende de dos cosas: tus preocupaciones generales de la piel y cuánto puede tolerar tu piel.

Estas cosas difieren para todos, pero todos los dermatólogos recomiendan que sea cual sea el régimen de belleza que lleves, este debe tener al menos tres o cuatro pasos.

Casi todos los que minimizan sus rutinas, tienden a usar un limpiador, un tópico con un activo (antienvejecimiento o aclarador, por ejemplo) y un humectante.

Sin embargo, si tienes una afección cutánea, como acné o eczema, entonces debes incorporar también un paso extra para tu medicina tópica antes de la aplicación de la crema hidratante.

No puedes equivocarte al mantener las cosas simples, pero si debes o quieres utilizar varios productos, primero asegúrate de prestar atención a lo que contienen y el orden en el que los aplicas, evitando siempre dejarte llevar por la novedad de un producto o sus promesas, pues puede ser que por la emoción acebes repitiendo una fórmula que ya tienes.

¿Cuántos productos usas en tu rutina de cuidado de la piel?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *