¿Cómo saber si tienes piel sensible?

Te presentamos esta detallada guía con todo lo que necesitas saber para identificar y tratar la piel sensible.

En el complejo y completo mundo del cuidado de la piel, hay algunos términos básicos que se utilizan con bastante frecuencia: piel grasa, mixta, seca, propensa al acné y piel sensible.

La piel sensible, es una de esos términos que solemos escuchar todo el tiempo e incluso podrías llegar a pensar que la tienes, pero probablemente no estés seguro de qué la causa o cómo cuidarla adecuadamente. 

Día a día, te preguntas ¿la piel sensible es algo con lo que naces o le puede pasar a alguien? ¿Existen diferentes tipos o grados de piel sensible? ¿Qué ingredientes comunes para el cuidado de la piel debemos evitar?

Para encontrar las respuestas a todas estas preguntas dermatólogos certificados han ayudado a encontrar las respuestas que necesitamos.

¿Qué es la piel sensible y cómo puedo saber si la tengo?

La piel sensible es aquel tipo de piel que suele ser más delicada y reactiva de lo habitual. Se irrita fácilmente por los elementos como el viento, sol, calor o frío o incluso por productos tópicos.

Otros posibles factores de una piel sensible, pueden ser hormonas, falta de sueño e incluso la contaminación del aire. Justo cuando nos exponemos a uno de estos elementos desencadenantes, la piel sensible puede arder o picar, enrojecerse o sentirse incómoda.

La piel sensible es causada por terminaciones nerviosas irritadas en la capa superior de la piel

Otro factor común que desencadena la irritación, suelen los productos para el cuidado de la piel. Las personas con piel sensible generalmente son más reactivas a los jabones, detergentes, tintes y fragancias en productos tópicos, y el uso de los productos incorrectos puede provocar esa molesta picazón, sequedad y enrojecimiento.

Esta es la razón por la cual tu rutina de cuidado de la piel es probablemente el factor más revelador e importante si queremos saber si tenemos una piel sensible o no.

Si eres cauteloso al probar nuevos productos para la piel o descubres que con frecuencia sufres de piel roja, escamosa o con picazón, entonces lo más probable es que tengas piel sensible.

La sensibilidad de la piel no solo es molesta e incómoda, sino que también puede indicar otro tipo de afección de la piel, como eccema o rosácea, o incluso una alergia.

Si sospechas que tienes piel sensible de algún grado, deberías reservar una cita con un dermatólogo que puede ayudarte a descartar afecciones más grandes en tu piel.

¿Existen diferentes tipos de sensibilidad?

Al igual que hay diversos grados de severidad para la grasa, la sequedad y el acné, también hay diferentes niveles de piel sensible. 

Por ejemplo, hay algunas personas en las que podemos aislar un único ingrediente o factor ambiental, como el sudor o el agua caliente, que es lo que les molesta, sin embargo hay otras personas a las cuales, la mayoría de los productos para el cuidado de la piel y los factores ambientales, molestan su piel

La piel sensible se divide en cuatro tipos principales

  • Piel naturalmente sensible:  Este tipo de piel sensible es genética y puede estar relacionada con afecciones inflamatorias de la piel como eccema, rosácea y psoriasis.
  • Piel sensible al medio ambiente: como su nombre lo indica, el entorno activa este tipo de sensibilidad. La exposición al sol, el humo de un cigarrillo, la contaminación del aire: cualquier cosa con la que tu piel entre en contacto podría provocar un frenesí irritante y punzante.
  • Piel reactiva: Este tipo de piel se vuelve roja e inflamada por los productos para el cuidado de la piel, lo que resulta en una piel bastante sensible y que requiere de productos especiales.
  • Piel delgada: a medida que envejecemos, nuestra piel se vuelve más delgada de forma natural, por lo que es más fácil de irritar si no tenemos cuidado con los productos que utilizamos.

¿Qué ingredientes para el cuidado de la piel deben evitar los tipos de piel sensibles?

Dado que existen diversos grados y causas de piel sensible, cada persona es diferente. 

Un dermatólogo será tu mejor opción para descubrir y tratar tu tipo de piel. Sin embargo, en términos generales, las personas con piel sensible deberían evitar el uso de productos de cuidado personal que contengan fragancias y colorantes.

Estas mismas reglas se aplican a la piel de tu cuerpo: incluso el uso de detergente para ropa que tenga mucho olor o que contenga tintes, puede causar una reacción negativa.

Para alguien que tiene cualquier tipo de piel sensible, es recomendable no utilizar sulfatos, exfoliantes como el ácido glicólico, ácido salicílico y retinoides.

¿Entonces qué ingredientes deben usar las personas con piel sensible?

Compra siempre productos que mantengan y nutran la barrera cutánea. Lo ingredientes ideales son la glicerina, ácido hialurónico y la manteca de karité, ya que son humectantes y emolientes y además atraen y sellan la humedad.

Aunque tengas piel sensible, tampoco es como si no pudieras utilizar maquillaje, siempre y cuando elijas cosméticos que no provoquen irritación. Se recomienda buscar maquillajes minerales y a base de silicona.

Elegir cosméticos con menos conservadores y listas de ingredientes más cortas también es un plus que ayudará mucho a tu piel.

Eso sí, utilizar cosméticos a prueba de agua queda descartado, ya que para retirarlos, necesitarás un desmaquillante especial que contendrá ingredientes que resultarán abrasivos para tu piel sensible.

También comienza desechando todos y cada uno de esos productos que has tenido guardados demasiado tiempo. Sobre todo aquellos que ya están caducados.

Recuerda, si tu piel se pone roja, incómoda, demasiado seca cuando se expone a cualquiera de los factores desencadenantes mencionados anteriormente, no intentes tratarla en casa: ve a ver a un dermatólogo.

El doctor seguramente te hará una prueba que ayudará a determinar los ingredientes exactos que generan tus síntomas.

Esto ayudará a que te aconsejen sobre cómo cuidar tu piel sensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *