Por qué amamos Big Little Lies

Acabo de ver «Big Little Lies» y no quepo de la emoción. La trama, la música, la fotografía, todo en su conjunto sirve para decir que es una de las series más bonitas que he visto en toda la vida. Y defino con esa palabra porque verla es agradable a la vista, el mar, los paisajes, la construcción de la trama y los personajes hacen un conjunto casi perfecto aunque el tema tan delicado, doloroso y profundo que trata en realidad es el de la violencia de género en diferentes modalidades y eso es lo que la hace tan interesante y real.

Las actrices principales

Reese Witherspoon, Nicole Kidman y Shailene Woodley, salen como pocas veces las habíamos visto: como personas reales que cuidan hijos, que tienen problemas y que -como muchas- tratan desesperadamente de ocultar su accidentada vida del ojo público.

 

Celeste Wright

Creo que el personaje que más me impacta en la serie es el de Celeste Wright. Aunque no lo crean conozco dos que tres en la vida real y es sumamente difícil para mí entender por qué alguien se quedaría dentro de una relación tan tóxica como la que Celeste tiene con su esposo.

Por fuera son la familia perfecta, aparentan tenerlo todo, dinero, una hermosa residencia, unos hijos que parecen modelos de Ralph Lauren, coches de lujo…en fin, pero tiene un matrimonio inestable que está a nada de colapsarse ( y lo hace como observamos en el capítulo final de la serie).

El verla maquillarse los golpes es una de las escenas más fuertes que tiene la serie, lo creo así porque la impresión de verla ser maltratada puede ser fuerte pero ella misma «normaliza» esta situación cubriéndose las heridas que le deja su esposo para que nadie se de cuenta de lo que realmente le sucede.

Jane Chapman

Por otro lado Jane, vive atormentada por la violación de la que fue víctima. Aunque ama a Ziggy, su hijo, con todo su corazón, diariamente al entrenarse trae a su mente la identidad de ese hombre que ahora es misterio pero que destruyó su vida y la seguridad en sí misma. Al parecer Jane tiene sed de venganza aunque no sabe dónde ni cómo encontrar a ese tipo que tanto la lastimó.

Lo que me encanta es que cada personaje tiene su momento y podemos ver sus intenciones, pensamientos y deseos apesar de no ser los protagónicos. Sobre todo me encanta ver historias de mujeres fuertes que salen adelante con todo y los terribles problemas que tienen, se siente muy real y las secuencias de edición son tremendas.

Hay algunas cosas que quedan en el tintero como la relación de Ed y Madeleine, la cual no sabemos si acaba bien o mal y el secreto de Jane quien se descubre en ¡el último momento!

En mi opinión me quedaría sólo con una temporada, pero habrá que esperar, tal vez la marea traiga la segunda parte de la historia de la bahía de Monterey.

About the author
Amante de la espuma de los capuchinos y los buenos libros. Adicta al maquillaje y a los tratamientos de belleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *