7 tips para aplicarte protector solar que salvarán tu piel

Todos sabemos lo importante que es aplicarse protector solar antes de salir al aire libre, sin embargo, hacemos hincapié en que es igualmente importante aplicar SPF incluso estando dentro de tu casa o trabajo y que además, debes aplicarte otra capa cada dos horas.

Debido a que las reglas de la protección UV no suelen ser muy claras, hemos hecho esta pequeña guía para para descubrir la verdad detrás del protector solar, cuándo debes usarlo y por cuánto tiempo.

1. El protector solar debe usarse a diario, sin importar tu ubicación,

tanto en interiores como en exteriores.

Las actividades de interior normalmente no requieren protector solar, pero muchos de nosotros descartamos esta regla porque, queramos o no, sí recibimos bastante daño solar incidental mientras realizamos actividades dentro de nuestros hogares.

Si sales un rato a tu terraza o balcón, si haces ejercicio o cualquier actividad en tu jardín e si realizas labores domésticas, o incluso si pasas un buen rato junto a tu ventana, estarás recibiendo directamente los rayos del sol, es por eso que se recomienza la aplicación diaria de protector solar, para que siempre estés protegida y no tengas que preocuparte por ello.

La exposición a los rayos ultravioleta que penetra a través del vidrio de tus ventanas, puede producirse en el mismo nivel durante todo el día, es por esto la insistencia en el uso del protector UV.

2. Para el uso diario, se debe aplicar protector solar en la cara,

así como en otras áreas de preocupación.

Dermatólogos dicen que se debe usar protector solar en todo el rostro, incluidas las orejas.

Cubre toda tu cara con protector solar, así como también el cuello y las manos, ya que también están expuestos potencialmente a los rayos dañinos que a la larga te causarán manchas.

3. El número mágico de SPF es 30.

La Academia Estadounidense de Dermatología siempre recomienda el uso de un SPF de 30, porque está clínicamente probado que esta es la cantidad suficiente de protección para reducir o minimizar los efectos adversos de la luz solar.

Cuando un bloqueador solar se usa correctamente, hay poca diferencia entre un protector solar con SPF 30 o algo con mayor protección, es decir, de nada servirá si tienes un SPF 50+ si no lo aplicas de forma correcta o incluso lo retocas a las pocas horas.

En pocas palabras, el valor de tu SPF se diluye: puedes empezar usando un SPF más alto si quieres sentir una red de seguridad para garantizar la más alta calidad de protección durante el período de tiempo más largo, pero eso no significa que sea infalible si no lo aplicas de forma correcta.

4. Debes volver a aplicarlo cada dos horas.

Idealmente, cualquier tipo de protector solar se debe volver a aplicar cada dos horas, o con mayor frecuencia si estás nadando o haciendo ejercicio.

El mejor momento para aplicar el protector solar es media hora antes de salir y así asegurarte de haber cubierto adecuadamente todas las áreas expuestas de la piel.

Para el cuerpo (brazos, manos, cuello, pecho) se recomienda aplicar una capa delgada, sin embargo, para el rostro deberías aplicar el equivalente a una cucharada cafetera, ya que es la parte más expuesta al sol y con una piel más delicada.

5. El protector solar mineral es el más recomendado por dermatólogos.

Los protectores solares químicos no sólo pueden ser dañinos para los arrecifes, sino que si su fórmula no está perfectamente bien balanceada, entonces a la larga también harán daño a nuestra piel.

Sin embargo, todos los dermatólogos están de acuerdo en que un protector solar mineral es la mejor opción para protegerse del sol.

Las mejores fórmulas de este tipo de protector solar mineral son los que contienen zinc y titanio porque son ingredientes naturales. Estos protectores solares físicos se asientan en la superficie de la piel para desviar los rayos solares.

Lo mejor es que las fórmulas minerales son más adecuadas para las personas con piel sensible, ya que no la irritarán.

Uno de los mejores protectores con estas características es el ganador de Best of Beauty 2019, Mineral Tinted Sunscreen SPF 30 de Unsun ya que no deja un tono blanquecino, lo que lo convierte en un producto perfecto para todos los tonos de piel.

Mineral Tinted Sunscreen SPF 30 de Unsun
Cómpralo en Dermstore

6. Tu ropa también puede contar como SPF.

Cuando decimos protección solar esto no sólo implica la aplicación de un protector solar, sino que debemos asegurarnos de usar ropa protectora contra el sol; por ejemplo sombrero y gafas de sol.

Sé que esto quizá pueda sonar muy exagerado, sin embargo si vas a ir a un sitio abierto donde la exposición a los rayos UV sea demasiado fuerte, lo más recomendable es protegerte, pues la principal causa de envejecimiento prematuro así como el cáncer de piel se debe al poco cuidado que tenemos con la exposición solar.

7. Tus labios también necesitan protección.

Por lo general solemos proteger nuestros brazos, manos y rostro del sol, sin embargo, las personas casi siempre se olvidan de proteger sus labios y el riesgo de tener cáncer de piel en esta área puede ser particularmente peligroso, así que lo mejor será prevenir.

Si quieres tener un bálsamo labial con SPF en tu colección, pero no sabes por dónde empezar, prueba el popular bálsamo de Supergoop, Play SPF 30 que contiene acai y está repleto de manteca de karité y vitamina E.

Play Lip Balm SPF 30 de Supergoop
Pídelo en Sephora

¿Qué te ha parecido esta guía? Esperamos que te haya sido útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *