13 reasons why: hay cosas que no son juego.

Desde su estreno el año pasado, ‘13 reasons why’ se convirtió en tema de debate para muchos grupos sociales por la temática que presentaba: el suicidio de una adolescente que fue constantemente blanco de bullying en su escuela.

¿Qué tan bueno es presentar este tipo de contenido para que otros adolescentes sean testigos de una realidad y sus consecuencias?

Hoy vamos a hablar de algunos puntos de la serie, que cabe destacar estrenó su segunda temporada recientemente.

  • El suicidio no es un juego.

Primero que nada vamos a dejar en claro una cosa, sea cual sea la situación por la que pueda estar pasando alguien, morir no es la solución.
En el show nos presentan el suicidio como la manera en que la protagonista pone fin a sus problemas, lo cual parece un poco drástico pero se justifica en el sentido de que estamos hablando de adolescentes, a los que sabemos que se les derrumba el mundo con muy poco.

  • La caja de Pandora.

A cada acción una reacción, y es justamente lo que sucede aquí.
Después de que Hannah Baker termina con su vida, se desata el caos al revelarse que hay 13 cintas en las que relata sus razones para hacer lo que hizo.
Y de repente, ¡bam!, todos son culpables de alguna u otra forma y nadie sabe cómo manejarlo.
Me parece lógico que la segunda temporada se dedique al juicio, y también creo que es correcto que cada persona involucrada cuente su versión.

  • Abusivos, everywhere.

Además del suicidio, otro tema fuerte que se toca es el de la violencia sexual.  
Uno de los motivos que orilló a Hannah a terminar con su existencia fue justamente el haber sido víctima de una persona que no entendió que no es no.
Y es que no solo nos presentan al sujeto capaz de semejante atrocidad, sino que nos muestran como los amigos pueden llegar a justificar y a proteger a un violador en potencia.
Este es un tema importante en la serie porque somos testigos de que el dinero y el poder te hace inmune a castigos, entonces puedes hacer lo que quieras porque nunca recibirás tu merecido.
Y por mucho coraje que nos de eso, es una realidad que se vive en el mundo.

  • El amor no lo cura todo.

Hay dos cosas importantes que los seres humanos queremos: que nos amen y que nos protejan. Hannah Baker fue amada, pero no se sintió protegida.
Aquí es dónde entra Clay, un chico capaz de amar pero incapaz de comprender lo que no se dice.
El mundo está lleno de personas que necesitan atención pero no la piden por vergüenza o porque no quieren dar más motivos para ser molestadas.
Como espectadores hubiéramos querido un final feliz para estos dos, pero el tema principal de la serie es que la vida no es color de rosa.

  • Atención, por favor.

Por último vamos a hablar de algo que parece increíble en el show, los padres no atienden a sus hijos.  Hay graves problemas familiares y ninguna figura adulta hace algo al respecto.
Tal vez si en sus casas hubieran puesto más atención, otra cosa hubiera sido.
Aquí nos detenemos a pensar en la importancia del tiempo que se le dedica a la familia, a platicar con los hijos, a preguntar en la escuela, etc.
La solución a muchas cosas está en la palma de nuestra mano.

En conclusión, ‘13 reasons why’ es el show incómodo que muchos necesitan ver para detenerse a reflexionar sobre sus vidas.
A lo mejor tu crees que un comentario gracioso hacia alguien no le hace daño, pero no sabes por lo que pueda estar pasando y ese simple comentario puede ser el detonante para cosas mucho más graves.

Y si, por el contrario, tu estas pasando por un problema y crees que no tiene solución, platica con alguien, no te quedes callado.
A raíz de la controversia que se hizo con la primer temporada, decidieron lanzar un sitio de ayuda, checa los detalles en 13reasonswhy.info

About the author
Enamorada de sus perros, de estar al aire libre y de tomar fotografías. Comunicóloga por convicción y aprendiz de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *